lunes, 22 de septiembre de 2008

LA CREACIÓN

La creación nos ha sido dada como un regalo del cual también formamos parte, somos parte de la naturaleza. Nuestra vida y todo lo que Dios creó nos lo ha dado gratuitamente por su infinita bondad, por ello nada nos falta (Sal 23). Dios al crear la naturaleza y al ser humano, vio que todo era bueno, todo cuanto había creado era muy bueno y al final también descansó. Observando esta gratuidad, bondad y perfección, descubrimos el respeto, que nos debemos y que le debemos a ella. No respetar este orden establecido acarrea consecuencias nefastas no sólo para el medio ambiente, sino también para el propio ser humano. El uso indiscriminado de lo que se nos ha dado gratuitamente puede llevar hacia nuestra propia destrucción, perjudicando a las generaciones futuras.





Dos Relatos de la Creación en la Biblia:

Está claro que el redactor del Génesis puso dos relatos de la creación del mundo y del hombre. El primero, recorre la escala trascendente de los seres para llegar al hombre que aparece así como la cumbre de la creación.

1er Relato: Dios lo hizo todo y se lo entregó al hombre


La Santa Biblia nos dice que: Al principio creó Dios los cielos y la tierra, y dijo Dios: “Haya luz” y hubo luz, “que exista la bóveda del firmamento” y así fue, “Acumúlense las aguas en un solo lugar y que aparezcan los continentes” y así fue, y llamó Dios a los continentes Tierra y a las aguas Mar, Y luego crea Dios, las plantas, los animales y todo cuanto existe sobre la faz de la tierra, y debajo de ella; Concluye el Génesis diciendo que “ ... vio Dios que todo era bueno”. Pero todo esto no tendría ningún sentido si no hubiera un propósito, y el propósito de la creación es entregar la creación al hombre imagen de Dios.
Esta descripción de la creación es sin duda poética, pero de trasfondo religioso, incomprensible tal vez para la mente humana, pues es obra de Dios, Pero esto no impide al hombre meditar sobre el misterio del mundo y de él mismo; por ello, expresó su reflexión con esta descripción de la creación. Israel, experimenta constantemente en su historia que el dominio de Dios no tiene límites. Dios no es sólo el Señor de Israel, si no del mundo entero, el creador todopoderoso del Universo.

2do Relato: El mundo un jardín que el mismo Dios plantó para el hombre.

Al final del capítulo primero y en el segundo, el autor subraya como todo lo creado por Dios es para el hombre: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó” (Gen. 2, 27) Y explica luego en detalles, la creación de la mujer a partir de una costilla del hombre.

Y narra el Génesis como Dios pone a su máxima creación en el jardín del Edén diciéndoles “Hoy les entrego...” Gen. 2, 29); y entrega nada más ni nada menos que al hombre imagen suya todo lo creado, como un padre da a su hijo una educación para que se realice en la vida, para que pueda ser amo y señor de su propio destino,

para que pueda construirse como hombre al unirse a una mujer y reproducir así el ser también padre. Hasta allí son según el Génesis, 6 días de la creación, el siguiente que era el séptimo, Dios bendijo todo lo creado y descansó, no es que tuviera que descansar como lo entendemos nosotros, por que Dios sigue trabajando sin cesar, sino que con esto quiso manifestar el escritor que el resto, tendrá que ser responsabilidad del hombre.